5 Pasos Para el Análisis De Problemas

Una forma eficiente y confiable

Saludos estimado Pionero, en mi vida profesional he afrontado situaciones conflictivas que generalmente son circunstanciales. Producidas por alguna deficiencia procedimental, carencia de recursos, limitaciones de los medios de producción, entre otras. En ocasiones resulta obvio que la situación es un problema patente, en otras esta solapado u oculto. Si aplicamos el procedimiento de Análisis de Situaciones e identificamos un problema real, surge la necesidad de seleccionar un curso de acción denominado Análisis de Problemas.

Es prudente detenerse a estudiar un problema, controlando el impulso de pasar inmediatamente a la acción. Con el Análisis de Problemas se pretende controlar la verdadera causa de una situación complicada. Para ello debes realizar preguntas que te permitan examinar hasta las raíces del problema de una forma metódica.

Análisis de Problemas

            Paso 1: Definir el problema

            Identifica de forma exacta el objeto afectado y la naturaleza de la desviación que constituye el problema. Además, hay que comprobar lo que debería ser y cuál es la realidad, para asegurarse de que la desviación existe. Si has realizado un análisis de la situación previamente ya tendrás una definición breve del problema. en este paso debes profundizar al respecto.

            Paso 2: Delimitar el Problema

            Debes determinar las características del problema. Un problema real, bien especificado (paso 1) tiene límites específicos. Por lo tanto, una delimitación completa y precisa debería incluir los límites del problema. Esto significa o hace referencia a lo que “ES” y a lo qué “NO ES”, en cada una de las siguientes preguntas:

  • ¿Qué? (Identidad)
  • ¿Dónde? (Ubicación físico-geográfica)
  • ¿Cuándo? (período de tiempo)
  • ¿Cuánto? (Alcance)

En este paso se pueden utilizar técnicas cualitativas como las 5W+H, Tormenta de ideas y diagrama causa-efecto.

            Paso 3: Desarrollar la hipótesis de la causa

            De una buena delimitación del problema puedes desplegar todas las causas posibles por las que se presentó el mismo. Para ello debes buscar las “Diferencias” propias que tiene el problema delimitado en el “ES”. Es decir, cualidades, rasgos, características que lo diferencian de lo delimitado en el “NO ES”. Luego buscar los “Cambios” que se han producido en cada una de las diferencias delimitadas en el “ES”.

            Paso 4: Elección de la hipótesis

            Debes encontrar la hipótesis más probable, aquella que mejor explica la delimitación del problema. Aun cuando las hipótesis deben ser el resultado de una búsqueda sistemática, puede que se generen más de una. Para eliminar las hipótesis que no tengan un alto grado de probabilidad, se confrontan con el cuadro de Delimitación del Problema. Si una hipótesis no explica cada uno de los datos de la misma, o si surgen contradicciones, se rechaza por improbable.

            Paso 5: Verificación final

            Es fundamental que identifiques la causa verdadera, sometiendo a la hipótesis más probable a pruebas adicionales. Con esto te asegurarás de que has encontrado la causa real. Habrás identificado la verdadera causa cuando al “Verificar los Resultados” confirmes la “Verificación de la realidad” y “La hipótesis más probable”.

Decir: “Actuemos y veamos si el problema desaparece” es una forma poco profesional, que te puede resultar muy costosa en tiempo y dinero de verificar resultados.

Preguntas para realizar un análisis de problemas

  • ¿Qué es exclusivo, característico, peculiar, propio, especial, típico del “ES” cuando se compara con el “NO ES”.
  • ¿Qué ha cambiado en esta “Diferencia” o en esta característica exclusiva?
  • ¿Si la causa más probable es la causa, Cómo explica (y no contradice) a cada uno de los datos del “ES” y del “NO ES”.
  • ¿Cómo se puede verificar la causa?

Conclusión

Este procedimiento facilita el análisis de problemas de forma profesional y sistemática. Una definición precisa y una delimitación exhaustiva del problema producirán las hipótesis más probables, dentro de las cuales existe una alta probabilidad de encontrar la causa real del problema. Este procedimiento puede ser reforzado con el uso de herramientas cualitativas y cuantitativas, empleadas en la mejora continua.

Referencia:

Martín, E. (2001) Gestión de instituciones educativas inteligentes. Mc Graw Hil. Segunda edición en español. Madrid, España.

Hasta aquí

Estimado lector, me alegra haber podido compartir contigo esta útil información. Es bien sabido que existe una gran variedad de propuestas en este sentido, pero la cuestión es utilizarlas con lógica y sentido común. De esa manera garantizaras soluciones o propuestas significativas en tu trabajo o empresa. Espero te motives en el uso correcto de la metodología. Te dejo un link para que puedas acceder al formato de “Análisis de Problemas” que adapte para facilitarte el procedimiento. Espero sea de utilidad en tu trabajo o empresa y te impulse al Éxito.

Para finalizar, deja por favor, un comentario en esta página. Para poder interactuar y si lo deseas, puedes compartir tus experiencias, o inquietudes. También puedes enviar un mensaje si tienes alguna duda. Estaré contento de poder responder a tus preguntas. Por lo demás, te invito a mantenerte al día con las publicaciones. Que agregaran valor a tu activo más importante, y que estaré preparando para ti con mucha estima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *